ESPÍRITU DE
CONQUISTA

CARLOS I

Tradición y legado

Carlos I pertenece al Grupo Osborne, uno de los más antiguos y prestigiosos productores de vino y espirituosos de España. Fundada en 1772 por Thomas Osborne, la casa lleva ya más de dos siglos elaborando, seleccionando y mejorando un producto verdaderamente reputado y auténtico.

Su calidad ha sido honrada a lo largo del tiempo con numerosos premios y galardones reservados sólo para los productos de la más alta categoría a nivel mundial, como el Productor de Brandy del año 2020, International Spirits Challenge.


Historia de Carlos I

LOS ORIGENES

Los orígenes del brandy datan del siglo VII cuando los árabes, establecidos por aquel entonces en Jerez, destilaban vino para obtener alcohol con fines médicos y cosméticos. Ya en el siglo XVI, en la zona de Jerez, los bodegueros y sus relaciones bebían aguardientes de vino añejados, pero no fue hasta mediados del siglo XIX cuando comenzó a comercializarse en volúmenes significativos.

La historia de Carlos I comienza en 1889 cuando un maestro bodeguero encontró en un rincón de su bodega unas botas muy viejas que contenían brandy. No se supo nunca de dónde provenían, ni cuánto tiempo llevaban allí. Pero en el momento en el que probó su contenido, descubrió que el preciado líquido tenía “un sabor excepcional capaz de conquistar el mundo”.

EL CABALLO

El bodeguero bautizó aquel brebaje con el nombre Carlos I, en homenaje al Rey representado en el cuadro de El Tiziano tras la batalla de Mühlberg que tuvo lugar en 1548. Su caballo ha resultado ser un elemento icónico en nuestras botellas y estuches. ¿Su conquista? Ser el Brandy de Jerez Solera Gran Reserva número uno en el mundo y un referente de las bebidas espirituosas. Asimismo, la V que aparece en nuestras botellas, marca por siempre el espíritu de conquista.