¿Por qué se llama Brandy?


En el siglo XVI un químico holandés  ante la necesidad de reducir los costes de almacenaje y transporte de una excesiva cosecha de vino, tuvo la idea de reducir su volumen, destilándolo. Al resultado  lo llamó “brandewinj”. Un término imposible de pronunciar para los ingleses que decidieron rebautizarlo como brandy.